Nuevos retos en la educación: ¿Cuáles y de quién son?

Nuevos retos en la educación: ¿Cuáles y de quién son?

Ciao amig@!!!

«Mamma mia»…cuanto silencio…desde que tengo mi blog, ni en verano había estado tanto tiempo sin escribirte.

Bueno, primero de todo, «don’t worry be happy», ha sido por una buena causa..todo va bien, o mejor dicho, todo va más que bien.

La desconexión simplemente es debida a la intensa actividad de proyectos profesionales y personales que se me han juntado y concentrado en este último trimestre del año. Ni más ni menos.

Así que es cierto que llevo casi dos meses sin publicar un post…pero por otro lado, hasta me cuesta elegir el contenido para este, dado que ha sido tanto el aprendizaje durante estas semanas que casi no se por donde empezar 🙂

¿Qué más se puede pedir?:)

Y para ir al grano y sin animo di aburrirte…porque lo que intentaré y que sobretodo conseguiré…dado que la vida, como digo a mis clientes, no va de intentos, cuanto más bien de logros 🙂 es publicar más a menudo sin dejar pasar dos meses y compartir todo lo que estoy viviendo, cada vez con post más cortos, para que puedas tener tiempo de leerlos, disfrutarlos y reflexionarlos conmigo. ¿Si? Esto es mi primer proposito para el 2016…y ya tengo unos cuantos más, ya te contaré:)

Así que vamos a ello, con lo primero que he decido compartir contigo tras este periodo de intensa dedicación a la docencia, a la formación y al coaching.

Además, que me he dado cuenta que estamos a punto de terminar el año y no podía no escribir algo ya solo para aprovechar la ocasión de desearte un muy buen cierre de 2015 y un, aún mejor, comienzo y entrada de 2016…con el deseo, para todos los que no han hecho un balance positivo del 2015, que el nuevo año arrastre todo lo anterior y empiece con renovación y energías nuevas y, para los que en cambio, como yo, valoran más que positivamente este año que termina…que pueda por lo menos ser igual que este y si es mejor…genial 🙂

Como bien sabes, una de mis pasiones y a qué además durante estos últimos dos años le estoy dedicando el  70% de mi actividad profesional es la formación y el desarrollo, y más en concreto: la educación.

Cada vez es un sector que me atrae más, me reta más, me involucra más…y desde luego será por vocación o por cierta transmisión genética…(mi madre es una ex profesora de matemática jubilada tras más de 40 años de actividad)…no ciertamente por las grandes ganancia que te aporta la docencia 🙂

Y es por ello que hace poco menos de dos semanas tuve la posibilidad de asistir a una mesa redonda, convocada por la comisión de «Coaching Educativo» de la ICF (International Coach Federation, la mayor asociación profesional de coaching actualmente presente a nivel profesional e internacional, por la cuál yo misma estoy certificada).

Una compañera coach, Roser Selles, miembro de esta comisión y me invitó a asistir (aprovecho para darle la enhorabuena por la iniciativa, su compromiso y la buena organización) y la verdad, aunque algunos temas que se trataron eran más sabidos y a lo mejor no todas las intervenciones fueran iguales de interesantes, en general me gustó participar, sobretodo con la idea de meterme cada vez algo más en el retador mundo de la educación, teniendo claro, tanto como madre, así como docente y como coach, de todos los retos que tenemos frente a nosotros si queremos que tanto nuestros hijos, como nuestros alumnos, saquen real provecho de su formación y puedan aprovecharla para su futuro como personas con valores, así como profesionales.

Los ponentes fueron bastante variados provenientes de escuelas como la Salle, entre otras; maestros, profesores, directores titulares, tanto de escuelas primarias como de institutos (a lo mejor faltó algún docente más universitario que diese su punto de vista también…idea a tener en cuenta para las próximas veces), todos con el objetivo común de explicar los beneficios del uso del coaching en las aulas, hablando desde su experiencia personal, más que por haberlo oído por terceras personas.

De todo lo que se comentó durante las 2 horas de la ponencia, me quedo con unas pocas pero interesantes ideas que hoy tengo ganas de compartir con tigo, con la idea de generar algo de debate y discusión.

  1. ¿Que quiere decir EDUCAR? ¿Te lo has preguntado nunca?… es una palabra que viene del latín y quiere decir justamente «SACAR AFUERA«…y no meter, como podríamos pensar tras tantos siglos escuchando clases magistrales en las escuelas, institutos e universidades.
  2. El rol del profesor está cambiando…si ya no lo ha hecho: hay un cambio de paradigma desde la era industrial a la del conocimiento, donde ya no se necesita un maestro en cima de una tarima, cuanto más bien alguien al mismo nivel que los alumnos, que habla con ellos, creando y fomentando una consciencia crítica, invitándoles a buscar soluciones, no a dárselas. Hablamos del nuevo concepto del profesor-coach.
  3. Justamente debido a este su nuevo rol, las competencias que este profesor-coach necesitará serán distintas. Hablaremos de proactividad, empujando el alumno a descubrir las cosas por si solo, de no juzgar, de la escucha real y activa hasta al final, de la coherencia y responsabilidad, dado que los jóvenes no hacen lo que se le dice, más bien los que se le muestra y ven, de la importancia de saber formular unas preguntas poderosas para que sepan pensar, del saber dar un feedback constructivo…de la capacidad, en general, de saber acompañar a los jóvenes en su descubrimiento, aprendizaje y proceso de crecimiento.
  4. Este profesor y por lo tanto la escuela, no se centrará tanto en las debilidades de los alumnos, tal y como ha sido durante decenas y más bien siglos, cuanto más bien en sus fortalezas, partiendo de la gran afirmación que cada alumno TIENE SU PUNTO DE LUZ y de que se les puede y tiene que ayudar a SACAR LA MEJOR VERSIÓN DE EL/ELLA MISMO/A.
  5. Y justamente, para mantener una cierta coherencia con esta nueva visión del profesor, las escuelas, aunque de momento la minoría, están empezando a trabajar de forma distinta (como pudimos ver también en mi último post donde comenté un capítulo de la transmisión de economía en color), por proyecto. En estas escuelas, se empieza justamente preguntando a los mismos alumnos que proyectos quieren llevar a cabo, realizan un cuestionario de habilidades personales para descubrir cada uno su potencial y a cada uno se le asigna un rol dentro del grupo de trabajo, fomentando una de las habilidades más importantes para nuestra era: el trabajo de equipo, la cooperación, que es algo que va más allá de la colaboración. Este trabajo además fomenta mucho el autoestima de cada joven, otro aspecto muy importante que hace falta trabajar desde el principio, dado que luego en edad adulta, si no está bien aposentado, puede generar más dificultad para ser modificada.
  6. Y si estamos en ello, y queremos pasar a ser unos profesores-coach…no solo tiene que cambiar nuestra forma de dar clase, también nuestra forma de valorar el aprendizaje…porque no podemos por un lado estimular un cierto espíritu crítico, activar el alumno haciéndole participar en clase con preguntas, dinámicas, role play, etc. y luego preguntarles en sus exámenes algo aprendido de memoria…y aquí quien está libre de pecado que tire la primera piedra…yo no puedo, aquí justamente tengo uno de mis temas a mejorar.
  7. Finalmente y no menos importante, más allá de ser coach y profesor, y antes de esto, mucho de nosotros somos padres y madres...¿Qué versión estamos siendo? y ¿Qué versión queremos ser?…Porque así como no ayudan en su desarrollo unos profesores desde la tarima, tampoco unos padres que desde la más temprana edad le dan todo a sus hijos y no les dejan nunca caerse y aprender por ellos mismos, dándoles la oportunidad de equivocarse, fracasar y de todo esto aprender y volverse a levantar más fuertes y seguros.

Por supuesto en la mesa redonda las ponencias fueron mucho más extensas y se trataron más temas…pero me quiero quedar con estas 7 ideas fuerza y seguir dándole unas vueltas…

¿Y tu? ¿Qué opinas? ¿Como padre, madre, profesor, coach?…identificate desde allí donde te sientes más implicado o, como en mi caso, en varios de estos roles y habla desde este/estos lugar…

¿Que piensas de este nuevo rol del profesor- coach? ¿Es necesario movernos hacía esto o es simplemente una forma de poner en tela de juicio como dan las clases hoy en día los profesores?

¿Cómo podemos involucrar más a nuestros alumnos para que participen en clase?

¿Cómo ayudarles a pensar y crear su críterio propio?

¿Cómo generar debate con ellos?

¿Cómo hacer que dejen el móvil, el Whatapp, el Facebook, el Twitter…mientras estás dando clase y estén presentes en «cuerpo y en alma»? como yo misma les digo muchas veces a mis alumnos.

Creo que hoy en día, el reto lo tenemos nosotros, padres y profesores, más que ellos…

¿Qué opinas?

A la espera de leerte…aprovecho para enviarte un fuerte abrazo y desearte, sino volvemos a hablar antes, unas muy buenas Navidades y final de año y mejor empiezo y continuación de 2016.

Hasta muy pronto.

Baci

Claudia

post2_111215

2 Comments

  1. Primero de todo, gracias Claudia por tu compartir!!
    Gracias por este post, en el cual me siento identificada. Cada vez más metida en educación y coaching! Nuestros hijos, alumnos, necesitan algo más que el conocimiento puro y duro. Necesitan, dialogo para la comprensión, necesitan sentirse escuchados y respetados y por tanto escuchar y respetar. Necesitan valores.
    Hace poco alguien me dijo: «Es ciento, el trabajo se consigue por talento y se pierde por talante» y desde aquí es que hemos de trabajar. El conocimiento lo encuentras en cualquier lado, hay exceso de información, pero ser buena persona, tener valores, saber escuchar, respetar… eso se tiene que trabajar e incorporar desde pequeño, para que no se pierda nunca.
    Un abrazo,
    Ester

    • Gracias a ti Ester por esta aportación tan sentida, como tu eres, y tan valiosa!!!
      ¿Qué decir? Estoy totalmente alineada y de acuerdo…educar en valores, en respecto, en saber escuchar, en saber decir lo que se piensa respetando siempre la otra persona…como tu bien dices, si esto se muestra desde pequeños, se les enseña desde el ejemplo…será todo mucho más natural.
      Así que manos a la obra, hay mucho para que merece la pena trabajar…
      un beso!!!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *